Kiko Veneno , “ Intento una y otra vez desmontar mitos quijotéscamente”

Kiko Veneno acarició anoche nuestras almas con el abanico de cristal de su música, su poesía orgánica y su sentido del humor. Actuaba en el Teatro Isabel La Católica y lo hacía dentro de las actividades programadas para esta XXXIV Edición de la Feria del Libro de Granada. En "Música y Libros", Kiko Veneno ofreció un repaso a toda su discografía, para que nadie diga que la música entiende de tiempos.

venenoKiko Veneno lleva desde principios de los 70 musiqueando, desde siempre ha tenido claro que quería vivir de esto, “Vivimos en un mundo en el que la gran miseria humana consiste en que ni siquiera podemos hablar de nuestras miserias , y la más grande del ser humano es trabajar en algo que no le gusta, que no le llena, que no le satisface”. Él se sitúa dentro de esa minoría que persistió en hacer algo que le proporcionara satisfacción y se le nota, anda cantando por la calle todo lo que puede “otra gente lo hace sólo en la ducha, yo en todas partes”, comenta,  “uf, menos mal que tengo toda la tarde para prepararme y ensayar el repertorio” . Le gusta lo que hace y esa es la clave del éxito, eso y según él “ Creer en la vida, sobre todo en las personas, aunque yo he tenido mucha fe y mucha suerte”.
El concierto de anoche estaba conectado a la promoción de la lectura; por una compra superior a diez euros, se podía conseguir una entrada a su concierto. “Ayer estuve en un programa de la tele homenajeando la bola de cristal , entonces dábamos el mensaje clave: Niño, apaga la tele y lee y ahora pienso lo mismo o más , la televisión vende un desencuentro masivo con la verdad; con Internet puedes elegir las películas o series que te gustan, yo estoy viendo breaking bad ”.
Hel pimiento indomableace poco que anduvo por aquí con su nuevo grupo “El pimiento indomable” con Martín Buscaglia; pero anoche actuó él, Kiko Veneno, espléndido, chistoso, entrañable, acompañado de su guitarrista, Raúl Fernández Refree, productor de su último disco “Sensación térmica”. Repasaron toda su discografía, desde el primer disco ,“Veneno”, “ La gente me vincula con el flamenco de una forma muy inapropiada porque ni en la forma, ni en la estructura, ni en la forma de cantar lo que yo hago se parece al flamenco pero ¿Porqué lo asimilan tanto con el flamenco?… Por el salvajismo que tenía en el disco de Veneno, que era el salvajismo que había en el flamenco cuando cantaba chocolate, Fernando Herrera, el Camarón. Hoy el cante flamenco se ha quedado en el aire. El salvajismo es una postura estética, hay gente que lo imita, pero no es lo mismo que tener tu propio salvajismo, heredado de tus padres y actualizado por tí; que la única referencia sea Estrella Morente y el salvajismo tenga que ser importado de otros no tiene nada que ver, se ha roto la cadena de salvajismo en la música por la industria”.

Siguieron con delincuentes, Joselito, la casa cuartel, coge la guitarra, la leyenda del tiempo, dice la gente… música con un toque personal indiscutible, esto es lo que Kiko Veneno defiende, “La música, en el momento que se ha convertido en una industria, ha sufrido un proceso parecido al resto de actividades, se despersonaliza y se pone en manos de gente que sólo quiere el dinero y anula la personalidad . Ahora en el flamenco por ejemplo no hay cantaores que canten con el pelo en el pecho, hombres y mujeres, las mujeres también pueden cantar con el pelo en el pecho. Me gusta David Palomar de Cádiz, Lavi de Jerez, Curro Albayzín”.

salvadorfornell.com
Kiko Veneno. Fotografía de Salvador Fornell

Un viaje por sus canciones, cada una trabajada al detalle, con mimo; cada una diferente, única. Respecto al futuro, “estoy preparando “Aprovechar el tiempo” un proyecto que consiste en hacer las cosas despacio y con mucho deleite. Intentando, como siempre, desmontar tópicos quijotéscamente. Estoy ilusionado con mis nuevos temas, estoy preparando crónicas urbanas, canciones de amor, estoy tomando un punto de vista que me gusta mucho, basado en la sencillez”. El truco para conservar la ilusión y seguir siendo creativos, repite, y repetimos, “creer en la vida, sobretodo en las personas; una cosa se refiere a la otra; creer en la vida y en las personas es no creer en las autoridades, es la misma cosa. Una cosa lleva a la otra. No creo a nadie que se suba a un atril a gritar slogans, sea el que sea. Creo en cualquier persona que se sienta a mi lado y charlamos, y hablamos, y nos podemos abrazar.”

Susana Sarrión. Fotografías de Salvador Fornell

Anuncios