Si Louis Armstrong hubiera nacido en Granada, se llamaría Arturo Cid

Nunca había visto a tanta gente haciendo cola para entrar a un concierto de Jazz en la Plaza de Caja Granada. La Dixieland Crossroads Meeting ha cerrado por todo lo alto el ciclo de este verano.

Dixieland Crossroads Meeting

Mientras esperábamos el comienzo de la actuación con una cerveza en la mano, una amiga me comentaba que, aun reconociendo su mérito, el jazz como que no… Yo le intentaba convencer de que dentro del jazz hay muchas cosas diferentes, que a mí también me desborda el que es superexperimental, pero que lo de esa noche también era jazz y le gustaba a mucha gente, incluida ella.

En el fondo, yo me preguntaba en qué momento se perdió la conexión entre un público más amplio y ese jazz marchoso, divertido, de las grandes orquestas como las de Louis Armstrong o Duke Ellington. Evidentemente, la música evoluciona y se enriquece al buscar nuevos caminos, eso hay que valorarlo; pero también merece respeto la opción de reivindicar el swing como lo más vivo del jazz. La programación que ha preparado la Asociación Cultural Ool-Ya-Koo para este verano ha intentado recoger todos los gustos, pero está claro que el público se vuelca con conciertos como el de esta banda de dixieland.
El mismo Arturo Cid comentaba en el micro que a alguno de sus compañeros de esa noche los había conocido un rato antes del concierto, pero ese lenguaje común de los grandes clásicos del jazz les da una complicidad que enseguida se contagia al público. Disfrutamos con la banda y con cada uno de los solos que cada virtuoso iba sacando de su instrumento, porque desde la trompeta hasta la tuba, la pasión por este estilo musical acababa trasladándose a toda la plaza.

Baila Swinf Fin

Para completar el entusiasmo, la gente de Baila Swing Fin estaba bailando en una zona reservada para ello; uno de los momentos especiales de la noche fue cuando parte de la banda se bajó del escenario, mientras seguía tocando, para acercarse a ellos (el del piano lo tenía más complicado) Había tantos espectadores que impedía el tradicional paseo de la banda entre el público, pero lo importante fue el detalle de buscar la proximidad.

Arturo Cid con la banda Dixieland Crossroad Meeting durante su actuación en Jazz en la Plaza, en la Plaza de las Culturas. Granada.
Arturo Cid con la banda Dixieland Crossroad Meeting durante su actuación en Jazz en la Plaza, en la Plaza de las Culturas. Granada.

Ahora que se recuerda el décimo aniversario del huracán Katrina sobre Nueva Orleans, vemos imágenes de cómo su gente (y sus músicos) siguen luchando a diario para recuperar su impulso vital. Nueva Orleans, en el fondo, es una forma de vivir, un Carpe diem que invita a disfrutar la vida y la música. Los forofos de este estilo estamos de enhorabuena, porque si Louis Armstrong hubiera nacido en Granada, se llamaría Arturo Cid.

¡Larga vida al swing! ¡Larga vida al Jazz en la Plaza!

Javier Impresenteibols

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s